Ventanas de madera

Diseño de ventanas de madera

El diseño de ventanas de madera está destinado a la entrada de luz natural, aire y para permitir la visión hacia el exterior. Estas ventanas garantizan un más efectivo acondicionamiento térmico, pues son más herméticas y su material es más cálido que los demás materiales constructivos.

Diseño de ventanas de maderaUna ventana es elemento constructivo que permite cerrar un vano o hueco, no transitable. Tiene como funciones: permitir la entrada de luz natural, ventilación de la habitación, contacto visual entre interior y exterior.

La ventana está compuesta por un marco y una o más hojas, y eventualmente postigos. El marco está compuesto por dos jambas, un junquillo (parte inferior) y un cabezal (parte superior). La hoja está formada por batiente, el peinazo, el cristal, y en caso de que esté dividida en varios cristales, los palillos divisorios.

Las primeras que se emplearon en la construcción fueron las ventanas de madera, y continúan siendo las más utilizadas, debido a sus cualidades y aspecto.

Modelos de ventanas de madera:

La madera y sus productos son ideales para el acondicionamiento térmico de una vivienda, además de aportar cualidades estéticas insuperables por otro material, por este motivo, las ventanas de madera son las preferidas a la hora de diseñar estos cerramientos. Los aglomerados y laminados como el MDF, son muy empleados por su bajo costo y funcionalidad, aunque su calidad es inferior a la madera maciza.

Hay diferentes tipos de ventanas, las cuales se diferencian por la manera en que se abren, y cada uno es más apto para determinadas funciones o espacios.

Batientes o abatibles: pueden tener una o dos hojas, que se apoyan en los bordes sobre bisagras que les sirven de eje de movimiento. Permiten la apertura hacia el interior (las más comunes), el exterior, o de vaivén (en ambos sentidos). Proveen de un mejor aislamiento y son más fáciles de limpiar.

Correderas: estas ventanas poseen guías horizontales sobre las cuales se deslizan las hojas, de modo que sólo pueden mantenerse abiertos cierto número de hojas por vez. Requieren menos espacio para la apertura, por lo tanto son las preferidas para espacios pequeños. Pueden tener dos o más hojas. Su limpieza puede ser muy complicada.

Basculantes o pivotantes: son las que se abren en torno a un eje medio situado en el centro de la hoja, de modo que su movimiento es similar al de una báscula. Se emplean generalmente para ventanas pequeñas, porque cuando aumenta el tamaño, tienden a generar problemas en el cierre.

Oscilo-batientes: poseen el eje en uno de los extremos, superior o inferior. Su apertura es limitada.

De guillotina: son una variante de las correderas, pero en este caso, se desplazan sobre guías verticales, por tanto, la hoja sube o baja. También son de apertura parcial, pues no pueden estar abiertos simultáneamente todos los tramos.

Fija: es aquella ventana que posee una hoja que no puede moverse. Sirve simplemente para el pasaje de luz y no de aire.

Le mostramos todos los pasos para poder fabricar las mejores velas artesanales en su casa. Las velas artesanales son elementos decorativos muy fáciles de fabricar y donde cada uno puede realizar modelos originales; alcanza solo con poner un poco de ingenio y creatividad.
Calificación:
reservar hoteles
Recomendamos Leer

El pirograbado es una técnica de grabado mediante la quema del soporte con...

Le mostramos todos los pasos para poder fabricar las...
El pirograbado es una técnica de grabado mediante la...
Todos los niños sueñan con tener una casa en el árbol,...
0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse