Cómo hacer una flor de tela

Cómo hacer una flor de tela

Existen muchas técnicas para hacer flores de tela, una para cada variedad de flor, pero todas son sencillas de realizar. Para hacer nuestras flores podemos emplear retazos de tela, no es necesario comprarla.

 

 

 

Hay muchas maneras de hacer flores de tela, pero todas son muy sencillas. Podemos hacerlas utilizando retazos de telas, con los que podemos recrear cualquier variedad de flor. Estas flores sirven para decorar ramos, prendas de vestir, bolsos, libros, para usar como prendedores o broches para el cabello, o para cualquier uso que podamos imaginar.

 

Procedimiento para hacer una flor de tela:

Vamos a hacer una flor de camelia. Esta técnica requiere un poco de costura a mano, pero es sumamente sencilla de realizar.

Utilizaremos telas lisas, finas como raso, seda, etc., que podemos endurecer si lo deseamos, o dejarlas al natural, dependiendo del uso que vayamos a darle. También podemos hacer nuestra flor con diferentes telas, recreando una flor de fantasía.

Cortamos tres cuadrados de 7,5cm de lado y tres de 5cm de lado. Las medidas pueden variar según nuestra conveniencia, más pequeñas o más grandes.

Doblamos los cuadrados en cuatro y recortamos el borde con la tijera, dándole forma semicircular, cuidando de sostener con firmeza el cuadrado doblado, para que quede parejo.

Al desdoblar el cuadrado nos quedará una forma de flor de cuatro hojas. Cosemos un círculo pequeño en el centro y dejamos la aguja con el hilo sin cortar.

Jalamos el hilo hasta fruncir la flor y rematamos la costura. Hacemos lo mismo con todas las piezas.

Ahora vamos a unir todas las piezas atravesando los centros fruncidos con la aguja. Comenzando con las flores más grandes y terminando con las más chicas.

Jalamos muy ajustado el conjunto, formando como un ramillete apretado. Ahora damos unas puntadas que aseguren todos los centros hacia el mismo lado, formando el cáliz de la flor.

Ya tenemos la flor básica, la terminación dependerá del uso que le demos. Podemos coserle un par de hojas como base, o podemos pegar la flor sobre algún objeto, eso depende de nuestras necesidades.

Podemos decorar el centro con un botón o un abalorio, las posibilidades son enormes, usemos la imaginación.

Para endurecer la flor podemos rociarla con apresto para ropa en aerosol, con laca para el cabello, o podemos sumergirla en una solución de cola vinílica muy diluida en agua, luego la colgaremos hacia abajo para que se seque.

Hoy en día el reciclaje de materiales está a la orden del día, todo puede aprovecharse para darle una nueva función. En este caso veremos cómo hacer una bolsa de compras con una musculosa reciclada.
Calificación:
reservar hoteles
Recomendamos Leer

La lana es un material natural muy dúctil que nos permite hacer infinidad de...

Hoy en día el reciclaje de materiales está a la orden...
Para realizar un disfraz de lobo para una obra teatral...
La porcelana fría o pasta francesa es una masa de...
0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse