Los acrílicos

Los acrílicos

Los acrílicos son pinturas de secado rápido, cuyos pigmentos se encuentran contenidos en una emulsión de polímero acrílico. Son solubles en agua, la cual pierden al secarse, y esto determina que cesen los procesos químicos, lo que permite aplicar nuevas capas de pintura sin inconvenientes.

Los acrílicosLos acrílicos son pinturas de secado rápido, los pigmentos están contenidos en una emulsión de polímero acrílico (cola vinílica). Son solubles en agua, y cuando están secas resultan resistentes al agua.

La pintura acrílica surge en la primera mitad del siglo XX, se desarrolló paralelamente en Estados Unidos y Alemania.

Un aspecto importante a tener en cuenta cuando se emplean los acrílicos, es que al secar, varía el tono, la variación es mayor que la que se produce en el óleo. El acabado puede ser mate o brillante. Los acrílicos tienen un alto poder cubriente, con lo que permiten añadir pintura a una superficie pintada (incluso con otra técnica), es muy estable y resiste la oxidación. Es una técnica muy resistente al tiempo.

Los acrílicos pueden emplearse sobre cualquier soporte absorbente, ya sea directamente, o como imprimación en medio acrílico, con blanco de titanio. También permiten empastes, los que tienen mayor resistencia que los de óleo, y no se cuartean como éste.

Algunos artistas renombrados del arte contemporáneo, como Pollock, Warhol, Rothko, etc., emplearon los acrílicos como técnica para sus obras, debido a las ventajas que ofrecen.

Historia de los acrílicos:

El desarrollo de la pintura acrílica se debió a un factor social. En los años 20, un grupo de pintores mexicanos, entre ellos José Orozco, y David Alfaro Sequeiros, dos importantes muralistas mexicanos. Preocupados por encontrar una pintura que resistiera las condiciones de intemperie, mejor que el óleo, debía ser una pintura de secado rápido, estabilidad ante los cambios climáticos. Debieron encontrar pigmentos de aplicación artística, y un aglutinante acorde, como el acrílico. La pintura acrílica al secarse pierde toda el agua, y cuando está seca, cesan las actividades químicas en ella, lo cual permite añadir más pintura a la superficie ya pintada. Se puede repintar y aplicar veladuras.

Por otra parte, la porosidad de los acrílicos hace que las capas anteriores puedan secarse sin problemas. También es una pintura resistente a la oxidación y la descomposición química. El aglutinante cumple función de adhesivo, cada capa de pintura se pega firmemente a la anterior, formando estratos muy fuertes.

Los acrílicos son más simples de usar que los medios tradicionales, y se adaptan a una amplia gama de superficies. Pueden aplicarse casi sobre cualquier soporte absorbente (lienzo, madera, aglomerado, cartón, papel), sin necesidad de emplear una base aislante entre el soporte y la pintura, aunque suele usarse una base acrílica.

Los acrílicos tienen una limitación, no tienen agarre sobre una base oleosa, por estar suspendidos en agua. Las bases hechas con emulsiones corrientes, pueden ser incompatibles con el acrílico.

Calificación:
reservar hoteles
Recomendamos Leer

El proceso de pintado del pelo de animales se realiza por capas, para...

0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse